Fecha: 22/06/2017

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
28/04/2017
Pseudoreprimidos
Antes de imputar y sacar cuentas subjetivas, analicemos correctamente de qué lado está la irresponsabilidad, el odio, la ilegalidad y la violencia

BARRY CARTAYA.- Desde hace 18 años la oposición venezolana ha levantado la tesis de que sus protestas son reprimidas por un régimen tiránico, cuando en este lapso han dado un golpe de Estado, paralizado el aparato productivo del país, saboteado la principal empresa de la nación (PDVSA), protagonizado un paro nacional, promovido dos ediciones de las llamadas guarimbas con un saldo fatal y trágico, además de financiar e inducir a innumerables destrozos, saqueos y acciones terroristas contra instituciones y locales públicos y privados, sin olvidar que han sido autores materiales e intelectuales de asesinatos de líderes revolucionarios, ciudadanos inocentes e incluso militantes de las causas de la derecha.

Pese a ese enorme prontuario criminal, la dirigencia opositora y sus partidarios se muestran como víctimas, eludiendo las responsabilidades por el surgimiento del fascismo en Venezuela, alimentado por el odio y desprecio a Chávez y el chavismo. Recientemente los periódicos, las redes sociales, los medios de comunicación y las bocas de todos los contrerrevolucionarios están repletas de la palabra represión, denunciando ante el mundo violaciones a los derechos humanos y levantando la bandera de una supuesta protesta pacífica, cuando realmente han vulnerado la ley, la Constitución y el derecho de sus conciudadanos porque la irresponsable e irracional dirigencia opositora sin permiso alguno, algo que es exigido en todos los países del mundo, convoca marchas dentro de un municipio, sabiendo que al no estar autorizados las fuerzas de orden público deberán evitar su transitar, además de financiar y alentar a grupos violentos para generar caos, heridos, muertes y destrozos por doquier.

Salvo pocos casos lamentables donde ha privado la actuación individual de funcionarios, la participación de la Policía Nacional Bolivariana, la Guardia Nacional Bolivariana y las policías municipales y regionales ha sido heroica y apegada a las leyes. Inclusos varios funcionarios han fallecido y resultado heridos pero esta realidad es ocultada por los grandes medios de comunicación y banalizada por la oposición apátrida, que se frota las manos cuando hay víctimas en las concentraciones porque tendrán un nuevo nombre para viralizarlo por las redes y usarlos en sus discursos hipócritas para acusar a la Revolución Bolivariana.

Antes de imputar y sacar cuentas subjetivas, analicemos correctamente de qué lado está la irresponsabilidad, el odio, la ilegalidad y la violencia, preguntemos quienes promueven convocatorias sin permiso y financian a grupos extremistas para que asedien hospitales infantiles, quemen instituciones y recintos de salud, bibliotecas, establecimientos del Estado, medios de transporte público y todo lo que huela a chavismo, también apuntemos cabalmente a quienes han incitado a lanzar objetos contundentes contras las marchas de los bolivarianos e incentivan el odio irracional por quienes piensan distinto.   

Noticia  Bookmark and Share  
   
   Copyright © 2010 :: Gigantesenaccion.com  Diseño y hospedaje web