Fecha: 20/09/2017

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
29/08/2016
1S: odio, frustración y violencia
Apoyados en la premisa de que guerra avisada no mata soldado y confiados en la capacidad del Gobierno Bolivariano y las fuerzas de seguridad para enfrentar una nueva conspiración

BARRY CARTAYA.- La oposición venezolana anunció hace seis semanas una supuesta toma de Caracas el próximo primero de septiembre con la intención de presionar al Consejo Nacional Electoral para que active el referéndum revocatorio, pese a que la presidenta del Poder Electoral realizó una exposición detallada sobre los antecedentes, marco legal, constitucional e institucional que rigen este instrumento y los lapsos, cronogramas y etapas establecidas para esta consulta, que debería realizarse en el primer trimestre de 2017 según lo explicado por la rectora Tibisay Lucena, quien también manifestó que nadie puede presionar  ni sobornar al CNE.

Pese a esta realidad, bien conocida por la dirigencia opositora porque para que se realizara un referéndum este año debieron iniciar el proceso en enero, pero las irreconciliables diferencias entre ellos impidieron que se concretara. Los mismos que prometieron la última cola el 6D, acabar con el Gobierno Bolivariano en 6 meses, liberar a los políticos presos por crímenes terribles, entregar títulos de propiedad  a las más de un millón de familias reivindicadas en Revolución y han reactivado la demagogia y chantaje acostumbrados por el bipartidismo en el parlamento,  ahora aseguran que el 1S caerá Maduro y el chavismo.

Una vez más siguen el guion movido por el odio que genera falsas expectativas para luego propiciar frustración, pero ahora desean activar, por enésima  oportunidad, la violencia porque saben que pese a la guerra económica, el sabotaje comercial, el “bullying” de la derecha internacional y el ataque mediático, el pueblo venezolano sigue luchando, trabajando, estudiando y construyendo una Venezuela en paz y democracia.

Apoyados en la premisa de que guerra avisada no mata soldado y confiados en la capacidad del Gobierno Bolivariano y las fuerzas de seguridad para enfrentar una nueva conspiración, podemos afirmar que no sólo el 2 de septiembre  Venezuela amanecerá en paz, sino que los meses y años por venir también sabremos sortear la arremetida vil, lacaya y golpista.  

 

Noticia  Bookmark and Share  
   
   Copyright © 2010 :: Gigantesenaccion.com  Diseño y hospedaje web