Fecha: 23/11/2017

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
25/08/2016
GENERACIÓN DE ORO
Ningún venezolano puede negar los avances deportivos desde 1999 hasta nuestros días

BARRY CARTAYA.- Normalmente los títulos de mis artículos no son tan comunes, pero lo que expresaré en las próximas líneas argumentan y demuestran la existencias de una camada de héroes y heroínas. Chávez no se equivocó al bautizar como Generación de Oro al grupo de atletas que en tiempo de revolución han enaltecido con valentía, talento, coraje, compromiso, patriotismo y pasión el tricolor. Nunca ningún presidente concibió el deporte como prioridad ni mucho menos atendió ni incentivó a sus practicantes, fue Chávez quien le dio rango constitucional (art. 111), implementó mecanismos para masificarlo y potenciarlo (Misión Barrio Adentro Deportivo) e impulsó una ley para trazar las líneas fundamentales para desarrollarlo con justicia, además de ser un amante del deporte y un aficionado orgulloso de todos los atletas y selecciones.

Durante años muchos han acusado al chavismo de politizar el deporte, cuando son ellos quienes por razones políticas miserables y desleales banalizan las políticas deportivas promovidas para convertir a Venezuela en una referencia y garantizarle, como nunca antes, los derechos de los atletas.

Ningún venezolano puede negar los avances deportivos desde 1999 hasta nuestros días, desde las canchas e instrumentos garantizados en cada sector hasta los innumerables logros, hazañas y éxitos en todos los niveles, géneros y disciplinas.

Pero para quienes se hacen los ciegos, aquí algunas estadísticas irrefutables, enfocándome sólo en el tema olímpico, tomando en cuenta la fiebre de Río 2016: Desde Londres 1948 hasta Atlanta 1996 compitieron 335 atletas en 13 ediciones, ganado 8 medallas (un oro, dos platas y 5 bronces); en tiempos de Revolución (2000-2016) se han clasificado 367 deportistas en 5 ediciones, obteniendo 7 preseas (un oro, dos platas y 5 bronces). Antes de la revolución sólo hombres de 4 deportes subieron al podio, de las cuales 5 de 8 medallas fueron en boxeo por la gran época que vivió esta disciplina gracias al talento innato y porque se convirtió en la única oportunidad para los jóvenes criollos de superar la pobreza.     

Las matemáticas no mienten, pero más allá de los fríos números, que evidencia el gigantesco avance, está la realidad de una juventud que ha contado con total apoyo, inversión, acompañamiento y proyección para cumplir el sueño de representar a Venezuela, un gremio que ha ido creciendo inconmensurablemente gracias a las políticas de masificación y desarrollo, una camada de atletas y entrenadores retirados que son reconocidos, atendidos y dignificados como glorias deportivas y un pueblo que celebra los incontables triunfos de los deportistas en nombre de todo un país, que desde hace 17 años dejó de ser “la cenicienta” de muchas disciplinas y una simple referencia de petróleo y mujeres bellas, para convertirse en digno y victorioso contendor en innumerables deportes.

Esa realidad es innegable y quienes la omiten por razones políticas hacen un esfuerzo infructuoso y carecen del sentimiento patriota. Afortunadamente quienes vibramos apasionadamente y festejamos por las hazañas de la Generación de Oro somos mayoría.         

Noticia  Bookmark and Share  
   
   Copyright © 2010 :: Gigantesenaccion.com  Diseño y hospedaje web