Fecha: 21/08/2017

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
05/03/2015
Comandante Chávez: Corazón de la Revolución Deportiva
Del Hugo pelotero, al mejor presidente de la historia venezolana.

BARRY CARTAYA.- Estas líneas no alcanzarán para reflejar el inmenso amor que sintió el Comandante Hugo Chávez por el deporte ni para englobar todos los logros, triunfos, glorias y hazañas que han alcanzado los atletas venezolanos en los últimos16 años gracias a la Revolución Deportiva, pero es necesario difundir y explicar las grandiosas bondades de las políticas que reivindicaron, dignificaron, desarrollaron y proyectaron a todas las disciplinas y practicantes para convertirlos en embajadores de la Venezuela socialista  y crearon una auténtica Generación de Oro, que deslumbra por el mundo. 

Soñando con emular al “Látigo” Chávez

Desde niño se enamoró del deporte, en especial del béisbol. Lo practicó muy humildemente debido a la condición de pobreza en la cual se crió. Con bates rotos, guantes remendados y pelotas usadas aprendió los fundamentos técnicos, su pasión nunca se limitó. Desarrolló un gran talento como lanzador y representó al estado Barinas en eventos nacionales. Su frenesí por el béisbol se incrementó profesando un inconmensurable fanatismo por Navegantes del Magallanes y en especial por Néstor “Látigo” Chávez (decimoquinto venezolano en jugar en las Grandes Ligas), quien murió en un accidente aéreo el 16 de marzo de 1969.

Esa trágica desaparición física marcó la vida del barinés porque lo veía como un ídolo, por ello en una de las tantas noches que lloró su pérdida, escribió una oración y prometió emular su carrera deportiva, por eso emprendió el viaje a Caracas para inscribirse en la Academia Militar y luchar por conseguir una oportunidad. Chávez demostró sus grandes cualidades humanistas cuando después de graduarse y tomar la decisión de ser soldado, fue caminando de Fuerte Tiuna al Cementerio General del Sur para disculparse con el “Látigo” por no poder cumplir su palabra.     

Un enamorado del deporte llegó a Miraflores

Aunque emular al “Látigo” Chávez dejó de ser una prioridad en su vida, es imposible pensar que ese inmenso amor por el béisbol podría desaparecer por arte de magia, por eso cada vez que tuvo un chance en su carrera militar, en su posterior campaña política y como Presidente, se colocó su vestimenta tricolor, su guante zurdo y saltó al terreno de juego a demostrar sus grandes dotes atléticos y su infinito ímpetu por esta disciplina.

Cambió la visión del deporte que tenía el Estado y planteó la actividad física como vanguardia de la Revolución para construir la patria buena, una sociedad de iguales, rescatar valores y principios y formar a la mujer y hombre nuevo. 

Chávez incluyó al deporte en la Constitución por primera vez (1999) para democratizar las prácticas, creó la Misión Barrio Adentro Deportivo (2004), para masificar todas las disciplinas en cada parroquia con la ayuda de Cuba. Hoy miles de campeones olímpicos y mundiales, licenciados especializados y venezolanos formados por este convenio comparten con el pueblo en cada rincón.

La Revolución también creó el Centro Nacional de Ciencias Aplicadas al Deporte (2004), con la meta de atender a cada atleta con la más alta tecnología. Chávez quintuplicó el presupuesto para este sector y por ello fundó el Ministerio del Deporte (2006) para estructural y administrar eficientemente los recursos. También estableció la Universidad Deportiva del Sur  (2006) para formar especialistas de forma gratuita y abrir las puertas a los interesados en todo el mundo para capacitarse.      

En 2011 Chávez firmó la Ley de Deporte que hace justicia con un gremio olvidado durante más de 40 años y que ahora cuenta con un instrumento que vela por sus derechos y garantías.

Comandante de una camada de héroes y heroínas

“Generación de Oro”. Así bautizó el Comandante Hugo Chávez al grupo de deportistas que gracias a su talento y al apoyo revolucionario demuestran la grandeza del pueblo venezolano en diversas competencias internacionales. Pasaron de ser unas “cenicientas” para convertirse en protagonistas.

Durante la IV República (1948-1998) el país dejó balance de 337 deportistas clasificados a 13 Juegos Olímpicos, ganando 8 medallas, una de oro, dos de plata y cinco de bronce. Mientras en 16 años de Revolución han clasificado 279 atletas, obteniendo una dorada y tres bronces. Además de ganar cifras récords en cada cita del ciclo olímpico (Bolivarianos, Suramericanos, Centroamericanos y del Caribe y Panamericanos).

Durante el bipartidismo sólo 11 criollos participaron en Juegos Paralímpicos, con apenas una presea de bronce. Luego de la igualdad y dignificación promovida por Hugo Chávez, 81 atletas han defendido el tricolor patrio, ganando una áurea, dos platas y 7 bronces.

Legado de victorias 

Venezuela está brillando con la aplicación de un sistema que capta los talentos desde las bases y los proyecta a la alta competencia, logrando una democratización y promoción de la actividad física y conquistando múltiples hazañas y triunfos inéditos durante los últimos años en diversas categorías y especialidades. Desde el deporte comunal hasta el profesional; desde el escolar hasta el olímpico; desde el paralímpico hasta el no convencional, el país ha festejado grandes victorias en todos los espacios deportivos.

El corazón del Comandante Chávez palpitaba más fuerte, su mirada ofrecía un resplandor de emotividad y su espíritu se enorgullecía cada vez que algún deportista criollo alcanzaba una victoria o hazaña. Por eso él vivirá en cada atleta que representa a la patria, cuando ganamos una medalla recordamos que fue él quien cambió la realidad del país y cada vez que se alcanza un logro atlético, agradecemos a Hugo Chávez por convertir a Venezuela en una potencia. Su legado será eterno.      

Noticia  Bookmark and Share  
   
   Copyright © 2010 :: Gigantesenaccion.com  Diseño y hospedaje web