Fecha: 23/06/2017

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
07/03/2014
Venezuela luchará por estar en el podio en Suramericanos 2014
Confío en el corazón y alma de guerrero que tiene cada uno de nuestros héroes y heroínas para batallar con valentía y demostrar su enorme talento.

Barry Cartaya.- La delegación de 377 atletas venezolanos está preparada para competir con hidalguía, pundonor y coraje en la décima edición de los Juegos Suramericanos 2014, programados del 7al 18 de marzo en Santiago de Chile. Los criollos verán acción en 29 deportes y tienen el reto de igualar o mejorar el tercer lugar que obtuvieron hace cuatro años en Medellín, pero no será fácil porque se medirán a dos grandes potencia que históricamente han dominado esta justa: Brasil y Argentina, además de Colombia, que ya nos cortó una racha de 52 años y 13 citas en Juegos Bolivarianos durante noviembre de 2013 en Perú.

Venezuela viene de uno de sus mejores ciclos olímpicos, al ser monarcas bolivarianos en Sucre 2009, con récord de medallas (467), terceros en Suramericanos 2010, con su segunda mejor actuación histórica (265 preseas), subcampeones en Centroamericanos y del Caribe Mayagüez 2010, con registro de participantes y metales alcanzados (322), fijar su tercer mejor palmarés en Panamericanos de Guadalajara 2011 y romper la racha adversa de 44 años sin obtener un oro en máximas citas, gracias a Rubén Limardo en Londres 2012.

El recorrido hacia Río de Janeiro 2016 no comenzó de la mejor manera. La inclusión de Chile como nación oficial y la invitación de 4 países: Paraguay, Dominicana, El Salvador y Guatemala, restaron muchísimo a los nuestros, que perdieron finales que históricamente ganaron con comodidad. Asimismo, muchas federaciones apostaron al fracaso al dejar fuera a deportistas con grandes oportunidades por intereses políticos y se le dio paso a una generación joven que enfrentó su primer gran reto internacional. Además, Colombia mostró su gigantesco crecimiento y poderío en la alta competencia.

Lamentablemente muchas federaciones, directivos, entrenadores y atletas no realizaron las correcciones ni planificaciones necesarias de cara a estos Suramericanos, por lo que Venezuela luchará por estar entre el tercer y cuarto puesto.  Ciertamente, los tres meses entre ambas etapas y el cambio de ministro complicaron algunos procesos administrativos, pero la enorme mayoría de los federativos se preocuparon más por las providencias que por la preparación de las selecciones. Algo que tiene lógica porque sin legalidad ni reconocimiento no se puede hacer mucho, pero también se debe reconocer que el 90% de los presidentes se reeligieron y siguen teniendo aval internacional y un plan operativo. No se puede justificar que la planificación para los Odesur fuese tan deficiente.

Confío en el corazón y alma de guerrero que tiene cada uno de nuestros héroes y heroínas  para batallar con valentía y demostrar su enorme talento. Cada medalla significará un tesoro para todo un pueblo que cada vez está más consciente de la importancia y respeto que merecen los atletas venezolanos.

Es bueno advertir que si regresamos con un cuarto lugar, lloverán las críticas y se hablará de retroceso. Allí es cuando lamentaremos no haber tenido la fuerza comunicacional en los ciclos anteriores cuando tocamos la gloria para difundir los enormes avances, hazañas y triunfos de la revolución deportiva. Pues quienes adversan el proceso socialista, sí aprovecharán el impacto en la opinión pública que tienen los medios privados para fustigar las políticas de Gobierno Bolivariano.

Es imperativo profundizar nuestras políticas comunicacionales para que el pueblo conozca a sus atletas y el sistema deportivo nacional, pero también que sepa diferenciar las responsabilidades que tienen el Ministerio del Poder Popular para el Deporte, el Comité Olímpico Venezolano, las federaciones y todos los involucrados en el gremio atlético. No es justo desmeritar las directrices del Estado cuando se alcanza un gran éxito argumentando que es su obligación invertir en el deporte, pues hace 40 años también lo era y nunca se hizo. Tampoco se debe culpar al Gobierno cuando se produzca un resultado adverso, pues las federaciones y otros entes están velando sólo por su beneficio económico.

El deporte venezolano debe adaptarse a los cambios que necesariamente  se realicen, asimilar los golpes y prepararse para los siguientes retos con revisión, rectificación y reimpulso.

Noticia  Bookmark and Share  
   
   Copyright © 2010 :: Gigantesenaccion.com  Diseño y hospedaje web