Fecha: 23/06/2017

El contenido de esta página requiere una versión más reciente de Adobe Flash Player.

Obtener Adobe Flash Player

 
20/01/2014
Revolución deportiva
Desde la llegada del Comandante Chávez, el deporte pasó a ser ley constitucional y está orientado a satisfacer las necesidades recreacionales y de esparcimiento de la población

BARRY CARTAYA.- Los triunfos, hazañas y alegrías que le regalan los atletas venezolanos a su pueblo son cada vez más continuos e históricos. A diario un criollo coloca el pabellón nacional en lo más alto del mundo deportivo, representando dignamente a Venezuela y poniendo de manifiesto el enorme potencial y talento con el que cuenta el país en materia deportiva, dejando a un lado los análisis de antaño que tildaban a los atletas de este territorio como “cenicientas” y los veían como rivales accesibles.

Pero esta Revolución deportiva no es obra de la casualidad, es el resultado de una política aplicada para satisfacer las necesidades de los atletas, masificar todas las disciplinas, atender socialmente a los deportistas y brindarle la mejor preparación posible de cara a cada competencia con el objetivo de explotar todo su potencial.

En el pasado se veía al deporte como un pasatiempo y a los deportistas como unos vagos que sólo eran útiles cuando destacaban en su disciplina o lograban algún mérito, que por supuesto, era gracias a sus cualidades y sacrificio porque no existía una inversión en materia deportiva.

Desde la llegada del Comandante Chávez, el deporte pasó a ser ley constitucional y está orientado a satisfacer las necesidades recreacionales y de esparcimiento de la población, además de ser un instrumento de desarrollo social para sus practicantes.

La enorme inversión del Estado venezolano en materia deportiva ha superado ampliamente los niveles históricos en este reglón. Teniendo a la cabeza a un líder amante y apasionado por la actividad física y preocupado por el bienestar de su pueblo, el deporte nacional pasó de la desidia al esplendor de los guerreros y valientes hijos de Bolívar.

La política deportiva de confiar en los atletas, invertir en ellos, captarlos a temprana edad y proyectarlos a las selecciones nacionales ha rendido grandes frutos porque hoy en día no sólo se cuenta con una generación de oro que brilla con luz propia en el mundo sino que existe un relevo promisorio que está destinado a triunfar.

Valorar y apreciar lo nuestro

El sueño de todo deportista es poder representar a su país, para alcanzarlo debe dedicar gran parte de su tiempo a la disciplina, ser constante, sacrificar muchas cosas, trabajar arduamente para conseguir las mejores condiciones que le permitan brillar en el exterior y prepararse física y mentalmente. Todos estos requisitos debe cumplirlos un atleta para colocarse un mono tricolor e ir a enaltecer nuestra idiosincrasia, es por ello que merece respeto, admiración, aprecio y apoyo incondicional porque hace un gran sacrificio para representarnos y dejar en alto el nombre de Venezuela. 

Noticia  Bookmark and Share  
   
   Copyright © 2010 :: Gigantesenaccion.com  Diseño y hospedaje web